Plato de la Semana: Milanesa de Pollo con Pasta al Pesto de MIA NONNA

0654 plato de la semana milanesa de pollo con pasta al pesto de mia nonna


Ingredientes:

•    1 pechuga de pollo deshuesada picada en filete
•    1 huevo mediano
•    Pan rallado
•    Unas hojas de perejil fresco
•    Orégano en polvo
•    1/2 taza de queso parmesano rallado
•    2 cucharadas de harina 
•    1 taza de aceite de oliva para freír
•    1/2 taza de salsa de tomate preparada
•    1/4 taza de mozzarella fresca
•    1/4 taza de albahaca fresca picada
•    1/2 taza de queso provolone rayado 
•    Sal
•    Pimienta


Preparación Milanesa de Pollo 

Precaliente el horno a 230 ºC. Sazonar el pollo con sal y pimienta. Aparte, batir los huevos en un recipiente poco profundo. Mezclar el pan rallado y 1/2 taza de queso parmesano en un tazón aparte. Colocar la harina en un colador, espolvorear sobre las pechugas de pollo, de manera uniforme recubrir ambos lados.
Introducir la pechuga enharinada en el huevo batido y luego cubrir con el pan rallado.
Calentar una taza de aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Freír el pollo hasta que se dore, unos 2 minutos por cada lado. El pollo se terminará de cocinar en el horno.
Coloque el pollo en una fuente para horno y cubrir la parte superior de cada pechuga con aproximadamente 1/3 de taza de salsa de tomate. Hacer una capa de queso mozzarella, albahaca fresca y queso provolone. Espolvorear 1 a 2 cucharadas de queso parmesano encima y rociar con 1 cucharada de aceite de oliva.
Cocer en el horno precalentado hasta que el queso esté dorado y burbujeante, por 25 minutos.

Pasta al pesto


ingredientes:

- 1 taza de albahaca fresca
- ½ taza de perejil crespo, fresco
- 3 dientes de ajo, picados
- ¼ taza de nueces o almendras
- ½ taza de queso parmesano
- ½ cucharadita de sal
- ½ taza de aceite de oliva
- 1 libra de spaghetti, linguine, ferrucine o tagliatelli.

Preparación:

Coloque todos los ingredientes, menos el aceite de oliva y la pasta en la licuadora y licúe hasta formar una crema. Agregue una cucharada de aceite para suavizar la mezcla.
Una vez licuado lo anterior, agregue aceite por cucharadas hasta que la mezcla tenga consistencia de una crema espesa.
Escurra bien la pasta, sirva porciones individuales y encima de cada una ponga una cuchara generosa de mantequilla y otro tanto de la salsa.
Sirva con una buena copa de vino.