El Oasis Gastronómico del 7 de Agosto

0213 el oasis gastronomico del 7 de agosto


Las zonas típicas de restaurantes en Bogotá son una burbuja de confort, practicidad y centralidad, lo cual permite que sea aparentemente sencillo saber a dónde ir a la hora de escoger un buen sitio de comidas. Sin embargo, decidimos salirnos de las áreas más comunes para aventurarnos con una nueva experiencia de sabores, donde descubrimos un perfecto paraíso por las desérticas calles del barrio 7 de Agosto.

En medio de bodegas, ferreterías y locales de mecánica se esconde el restaurante Gula, el templo perfecto para el buen comer y el buen parche. De principio a fin se evidencia que la esencia del lugar son los contrastes, comenzando porque su ambiente no tiene nada que ver con las oscuras y abandonadas calles por las que se encuentra rodeado, es entonces como un oasis en medio del desierto. La primera sorpresa de la noche está en la puerta, ya que se alcanza a divisar el amplio establecimiento, el cual está rodeado de gran variedad de plantas, luz cálida y a la vez tenue, sumado a las melodías de música anglo de la playlist

Reserva con Eventsite aquí



Este oasis alusivo a “comer hasta quedar felizmente saciado”, cuya especialidad es la carne de cerdo y el pollo, busca complacer cualquier paladar con su exótica mezcla de sabores, ¡ojo! sin dejar de lado un menú vegetariano. Respecto a las entradas, esas opciones perfectas para abrir el apetito y comenzar a saciar cualquier antojo, se destacan los típicos nachos pero con un adicional de polvo de chicharrón y, el recomendado de la casa, las famosas Sliders, que son tres pequeñas hamburguesas de chorizo con toques de pesto y cebolla caramelizada, dándole tributo, nuevamente, a un gustoso juego de contrastes.

Pese a que el menú de platos fuertes no es muy amplio, sí es contundente frente a los múltiples ingredientes y a la generosidad de las porciones, lo cual se complementa perfectamente bien con los precios que ofertan, ya que no sobrepasan los 23.000 pesos. Dentro de las apetitosas opciones, las Costillas de Cerdo se llevan el puesto número uno para ceder ante la tentación de la gula, pues su preparación en cocción lenta con BBQ de café hacen que haya una verdadera fiesta de sabores en el paladar, además, dependiendo del acompañamiento que se escoja, el deleite será distinto. En la lista para acompañar los plato fuerte sobresale el Rice and Beans, una tradicional mezcla de arroz y frijol negro con pico de gallo de lulo, el cual le da un ácido perfecto, o también el increíble Cremoso de Yuca, puré con cebolla roja y pesto. 

La tentación de un ambiente cómodo y un buen menú hacen que Gula sea más que un restaurante para ir a comer, por lo que los postres y las bebidas llegan a entronarse como buen complemento de la experiencia. Hay gran variedad de cócteles, vinos, licores y bebidas sin alcohol con las que se puede pasar un rato agradable mientras se escuchan canciones como “My religion” y “Lemon Tree”, sin embargo, el premio de la “bebida de los dioses”, esa que refresca y no opaca los sabores de la comida, es para el Gasificado de Sandia, cuyo sabor es dulce sin ser empalagoso y es sencillamente delicioso. 



Es así como el 7 de Agosto tiene un nuevo lugar, un paraíso en medio de la nada, que permite salir de los espacios convencionales a través de los contrastes, la comida, la decoración y el estilo excéntrico de cada rincón del restaurante. El ambiente para todas las edades hace que nadie se quede sin cometer el pecadito de la gula y se vaya siempre, como dice el dicho, “con la barriga llena y el corazón contento”.  

Gula esta ubicado en la calle 65 # 22-32 y puedes comunicarte al 3188888555

Recuerda que puedes realizar tus reserva en este sitio por medio de esta página o llamando al 3504870257

Escrito por: Angélica Rodríguez

Facebook: Angélica Rodríguez

Twitter: @Angirodriguez

Correo: rodriguezam.angelica@gmail.com